Taller literario


¿Cuáles son las palabras que mas te gustan?

Escríbelas aquí y crea un texto con ellas.

Mis favoritas son:

Guijarro , turquesa,, albo yuyo, conejuelo, retozando, venerable cobijo.

Te diré porqué.

images

Existen palabras, que por su significación son muy atractivas, otras  lo son por la fuerza de sus sonidos y unas más por los sentimientos que despiertan.  Entre estas últimas, leí una, escrita por Góngora, que siempre me ha fascinado: “conejuelo”. La real  academia  no la tiene registrada, sin embargo es de una ternura muy especial, que la combinarla con” retozando” adquiere, además, una mayor sonoridad envolvente. Imaginemos a dos pequeñitos conejuelos retozando detrás de lo yuyos. Yuyos es otra de mis favoritas, aunque proviene del quechua ya es plenamente castellana y es tan rítmica como tierna.   Bueno, sigamos: “dos pequeñitos conejuelos  retozando detrás de los yuyos que les sirve de cobijo. Cobijo, una palabra con fuerte significado y  que por su simpleza es extremadamente bella. “…frente a ellos un venerable guijarro, entre albo y turquesa…”.Venerable, una palabra que evoca a un estado de quietud y que normalmente asociamos con la vejez. Pero no cualquier vejez, sino aquella respetada, admirada, como puesta por el hechizo de los años, por todos los demás. Guijarro me gusta por la combinación de sonidos en “G” y “J”  además que contrasta con el sonido fuerte de la “r” muy propia del castellano, pero a pesar de su rudeza sonora, es  a la vez dulce, siento más fuerte “piedra”. Albo, la luz, lo claro, dos sílabas que me hacen abrir y cerrar la boca.  Al pronunciarla, la abro para llamar y la cierro para besar. Cierren los ojos y en la pantalla de la imaginación  aparece algo albo que paso a paso, con pertinaz cadencia, se torna verde, turquesa.  Es el guijarro que está frente a los dos pequeños conjuelos retozando detrás de los yuyos. Turquesa, no sé si en realidad esta palabra provenga de turco, de Turquía  o del Turquestán, de cualquier manera me hace viajar a aquellos lugares exóticos donde los turbantes multicolores  se adueñan de la escena, donde los velos sólo dejan entrever las miradas turquesas, inquietas,  de  esos cuerpos frágiles que corren a hurtadillas para pasar inadvertidas.

En fin las palabras están cargadas de magia.

Academicos Estudiantes IEMS